Efectos fisiológicos

El masaje se cree que induce una variedad de efectos fisiológicos positivos (Wright y Sluka, 2001), que pueden contribuir a la reparación de tejidos, la modulación del dolor, la relajación y el mejor estado de ánimo y que tiene efectos beneficiosos sobre el flujo de sangre venosa, arterial y edema (cabras, 2004).< El masaje a nivel fisiológico:

Aumenta la temperatura local.
Aumenta el flujo sanguíneo.
Promueve la actividad parasimpático.
Promueve la liberación de sustancias neuroendocrinas.

Resumiendo los efectos del masaje, se puede concluir que tienen diferentes acciones en el cuerpo. Estas acciones son la base de sus efectos terapéuticos (al clicar en los títulos aparece una explicación más detallada en inglés; en breve estará la versión en español):

Actividad antiinflamatoria
Actividad analgésica: Reducción del dolor
En el sistema musculoesquelético: El masaje, por presión directa y al incrementar la circulación, ayuda a aliviar las restricciones musculares, la tensión muscular y rigidez, opresión, y los espasmos, lo que resulta en tejidos musculares más flexibles y resistentes.
En el tejido conectivo
En los huesos
En la piel
En el sistema cardiovascular
En los sistemas linfático y venoso
En la recuperación, rapidez de curación y en la rejeneración de tejidos
En la respuesta inmunológica: El estiramiento producido por el masaje en los músculos (Hornberger, et al, 2005; Kumar et al, 2002), activa las cascadas de quinasas y los factores reguladores que modulan la síntesis de proteínas, la captación de glucosa, y el reclutamiento de células inmunes (Cara et al, 2001; Chambers et al, 2009; Hornberger et al, 2006).
Beneficios psicológicos y mentales

mchealthtech